La nueva legislatura de Morelos


Por Miguel Angel P… el 14/09/2021 - 04:08

Como suele suceder, el inicio de una nueva legislatura en el Congreso del Estado se acompaña de buenas expectativas y muchos propósitos. Con el inicio de los trabajos de los diputados de la 55, renacen las posibilidades de que este poder escuche las voces de la sociedad, sea incluyente, conciliador y contrapeso con relación a los otros Poderes, y contribuya a la democracia y los anhelos de justicia y desarrollo para el estado.

Visto así parece romántico, pero lo cierto es que las más recientes legislaturas del Congreso morelense han sido más que decepcionantes para la sociedad y para el estado, y lejos, pero muy lejos de distinguirse por su productividad y por enaltecer la investidura de un verdadero parlamento, la mediocridad de sus quehaceres y las serias sospechas de corrupción y de la búsqueda de todo tipo de satisfactores ajenos al interés colectivo, apenas han alcanzado para que los diputados se disputen, unos tras otros, el nada honroso calificado como los peores en la historia de nuestra entidad.

De ese tamaño es el estigma que a pulso se han ganado los miembros de las últimas legislaturas que han conformado el Congreso local, caracterizadas por ser comparsa y tapete del Ejecutivo e turno, trabajando de espaldas a la ciudadanía y en muchos de los casos asestando duros golpes a los intereses generales de la sociedad. No se recuerda, al menos en la última década, una buena que se haya generado en el recinto legislativo.

Por fortuna (y en esto hay coincidencias entre la opinión pública), quienes integran el nuevo parlamento han comenzado con el pie derecho, y en un par de semanas, ya dieron pinceladas que hacen pensar que es posible rescatar la esencia del Poder Legislativo morelense. La aprobación de iniciativas que estaba rezagadas y un notorio nivel hacia arriba del debate parlamentario, abre mejores expectativas de cara a los próximos tres años en este Poder.

Entre las leyes que se modificaron destaca la del código familiar para garantizar el derecho a los grupos transexuales de acceder al cambio de identidad de género, iniciativa que estaba congelada desde el 2014 y que permaneció en el archivo muerto de las dos últimas legislaturas anteriores.

Otra iniciativa que fue aprobada se trata de la reforma a la Ley Orgánica del Poder Judicial y la Administración Pública del estado, para la creación del nuevo sistema de justicia laboral. Imagínese que este tema tan delicado para el caso del gremio de los trabajadores estuvo también en la congeladora desde el 2018, por lo que no se había habilitado la creación de los juzgados laborales. Con ello, se espera que para el último trimestre del año comience a operar este nuevo sistema.

Una más de los nuevos diputados lo fue la presentación de la iniciativa de reforma a la Ley de Hacienda estatal, para regresar a los ayuntamientos el 5.0 % de las participaciones federales, tema que había sido presentado el pasado año 2020 pero que pasó sin pena ni gloria para los que ya se fueron. De aprobarse esta iniciativa los alcaldes contarán con recursos para operar en mejores condiciones y se espera que sea el rubro de los servicios municipales donde impacte.

Pero lo que sin duda muchos quieren ver con la nueva legislatura, es que finalmente se actúe en contra del edil de Cuernavaca Antonio Villalobos y su nefasta administración, por lo que la aprobación de una auditoría al SAPAC por los congresistas puede ser el primer paso para develar oficialmente lo que a todas luces existe en la comuna capitalina, es decir la corrupción y el dispendio del erario, ya que el resultado en estos últimos casi tres años ha sido infame para los cuernavacenses, quienes hemos visto como la ciudad se hunde en la peor crisis de su historia, abandonada a su suerte y convertida en zona de desastre, veremos…

*IR