El Estrés Vs. Ansiedad

El Estrés Vs. Ansiedad


Por Samuel Islas el 22/07/2021 - 05:00

La nueva ola de enfermos por la COVID-19 que estamos viviendo actualmente, ha provocado que mucha gente caiga en momentos de paranoia, provocando nuevamente que se vuelvan agotar los medicamentos con los que se trata la ansiedad, incluyendo la consulta psiquiátrica que ha sido retomada de una manera significativa y, considero que siempre que sea prescrito por el médico especialista está bien, si esto va de la mano de la atención psicológica, sin embargo he de compartirles que mucha gente solo desea tomar un medicamento “que los tranquilice” sin consultar el tratamiento adecuado en materia de salud psicológica. Es importante mencionarles que la ansiedad y el estrés se manifiesta de diversas formas y a manera de ejemplo, aquí les comparto algunas frases que se mencionan sobre las manifestaciones de ansiedad:

Lee también: ¿Ya podremos regresar?

“Tengo miedo de salir…”; “siento que me sofoco cuando estoy haciendo…”; “siento como tiembla todo mi cuerpo cuando…”; “mi cabeza va a estallar de tantos pensamientos…”; “estoy pensando siempre lo mismo y no sé porque…”; “cada vez que quiero salir adelante, hay algo que no me lo permite…”; “no es suficiente que me digan, échale ganas…”

Existen muchas frases que son características de la ansiedad, pero ¿qué pasa con el estrés en todos estos momentos?; con relación a ello, el Dr. Selye (1935) (considerado como el padre del estudio del estrés) denominó al estrés como el “Síndrome General de Adaptación”; que significa que es la capacidad que tenemos los seres humanos para adaptarnos a las condiciones que se van presentando, e inclusive es algo interno y externo; es decir que tanto nuestro cuerpo como nuestro entorno social se adaptan.

Te puede interesar: La depresión

En esto último es donde está el punto crucial, porque cuando una persona está constantemente sometida a estrés sin conseguir la interrupción de éste o sometida a niveles de estrés de forma muy prolongado, el cuerpo o la situaciones sociales no se regulan, entonces se puede llegar a convertir en ansiedad o en depresión o en alguna otra psicopatología, es por ello que el estrés se ha convertido en una de las enfermedades en materia de salud mental de gran alarma.

Es justamente por la pandemia, el confinamiento y la sobre información de ello, que se han creado escenarios de mucho estrés y hay personas que no están logrando salir adelante, encontrándose con condiciones de necesitar medicamentos para conseguirlo, y es precisamente que para el uso de psicofármacos, se debe actuar con cautela y solo bajo supervisión médica, ya que las personas deben saber que los medicamentos usados para la ansiedad tienen niveles de adicción un tanto elevados y si son tomados indiscriminadamente, pueden llegar a provocar problemas de adicción pueden empeorar estos momentos pandémicos.

No obstante, para las farmacéuticas significa un negocio muy jugoso, a costa de que nuestra sociedad continúe enfermando, así mismo, es muy importante que conozcan que la ingesta de esos medicamentos no es la cura, así lo han comunicado también las organizaciones de psiquiatría en todo el planeta, informando que cualquier psicofármaco que no es acompañado de una psicoterapia atendida por un psicólogo clínico (con cédula profesional), no sirve de nada, ya que el efecto que tienen los medicamentos son solo inmediatos y de ninguna manera trae grandes avances significativos en su salud psicológica.

Lo más leído: ¿Qué necesitamos para ser felices?

Por lo tanto, ahora más que nunca las y los especialistas en materia de Psicología y Psiquiatría, deben trabajar unidas y unidos, para ayudar a sanar a nuestra sociedad; en relación a ello, se hace notar que las autoridades federales solo han incluido en sus informes lo que hacen los Psiquiatras, pero no de la misma forma los avances que nuestro gremio ha realizado para el óptimo desarrollo de nuestra sociedad.

Así, la ansiedad se debe atender desde varias estrategias psicoterapéuticas que implica reaprender a relajarse, saber activarse ante situaciones de estrés y también reaprender a desactivarse como estrategia clave, lo cual puede permitir llevar una vida sana; ahora bien ¿Qué significa activarte y desactivarte en el estrés? Pues implica saber instruir a nuestro cuerpo la activación y el estado de alerta en el momento de requerirlo para atender con acciones continuas cualquier asunto que así lo requiera, que permita estar dispuestos a trabajar poniendo toda nuestra atención y concentración y, una vez que terminamos con la actividad que nos requirió ese estado, saber instruirlo para relajarse y conseguir un estado de descanso.

Toda vez que la ansiedad se ve reflejada en diferentes escenarios, desde el trabajo, la familia, la relación de pareja e incluso en nuestros estados de diversión, cuando se presenta no nos permite disfrutar plenamente; por lo tanto si todas, todos y todes lográramos aprender a activarnos y desactivarnos, estaríamos aprendiendo a manejar el estrés y nos alejaríamos en gran medida de la ansiedad como enfermedad.

Por ello, les invito a que reaprendamos a cuidar nuestra salud psicoemocional, beneficiando así a todo nuestro entorno socioafectivo.

Del mismo autor: El chisme como forma de comunicación

Me despido de ustedes recordándoles que la Salud Física en importante, pero la Salud Mental, Emocional, Psicológica y Organizacional también lo son, nos leemos en la próxima columna, Atentamente #TuPsicólogoDeCabecera #SamIslas.

 

*AL