¡Albricias! Regresar a la escuela, ¡excelente noticia!


Por Nicanor Pérez … el 03/05/2021 - 23:39

Decía Herbert Spencer que: “educar es formar personas aptas para gobernarse a sí mismas, y no para ser gobernadas por otros”; y el centauro del norte, nuestro aguerrido Pancho Villa, sostenía con singular convicción y alegría: que los Maestros de nuestras escuelas; deberían ganar lo mismo o incluso un poco más que los Generales de tres estrellas; porque los Maestros son para la Patria, de mayor valor; que un General con medalla de honor.

¡¡Albricias!! Podrían escucharse por todas partes; a lo largo y ancho del país; al anunciarse y programarse la vacunación a los Maestros en el presente mes de mayo, tan festivo y significativo; es un buen motivo para estar feliz.

Los Padres de familia, los Alumnos y Maestros; saben muy bien que amores de lejos, son de… pensarse; la enseñanza a larga distancia no es apta para los infantes y adolescentes; se requiere previamente el habito de la lectura, y la práctica del autodidactismo; y esas cualidades son propias de la edad madura.

Es una verdad insoslayable que la escuela es la extensión del hogar; el amor pedagógico que en las aulas se respira; es la sublime y solidaria herencia de las Madres, que, a través de los Maestros, el trabajo colectivo inspira.

La pandemia nos recordó a todos, que somos seres sociables; que aprendemos los unos de los otros; que es indispensable y valiosa la convivencia pacífica con nuestros semejantes; y aunque nuestro destino nos imponga como tarea, ser eternos caminantes; no es saludable mantenernos mucho tiempo distantes.

Tengo confianza y hago votos para que mis compañeros Maestros sean todos vacunados; y ya inmunizados y con los salones de clase sanitizados; regresen a las aulas, a reencontrarse con el alumnado.

Es indispensable y necesario abrir las puertas de las escuelas antes del cierre del presente ciclo escolar; a todos aquellos alumnos, que por diversas y conocidas razones, no pudieron seguir los planes y programas implementados en la pandemia, se les debe rescatar y regularizar.

Las pérdidas humanas han sido muchas; la muerte tiene la virtud de no distinguir clases sociales; pero ello no impide que haya dolor y sufrimiento en los hogares; los Maestros, más allá del dolor en carne propia sentido; son los que animan y levantan a sus estudiantes caídos; son los que prestan atención, brindan protección y restauran los corazones heridos.

Es momento de trascender juntos la colectiva depresión; autoflagelarse es insano, es como aplicarse un autocastigo; no es momento de mantenerse cautivo y seguir padeciendo de represión; de todo ello debemos liberarnos y juntos sanarnos; a través de una buena y esperanzadora educación.

*IR