Traje típico de Zinacantán Chiapas

Traje típico de Zinacantán Chiapas


Por Jesus Sedano el 22/04/2021 - 05:40

Los trajes típicos son el color y su esencia como parte de su cultura e historia

 

Los trajes típicos son el color y su esencia como parte de su cultura e historia. Heredada a través del tiempo, su evolución ha logrado una gran diversificación.

Del mismo autor: Morelos Danza, cuarta edición

Su vestimenta ha trascendido como parte de su identidad. Al elaborarla tradicionalmente continúan los patrones los cuales han desarrollado en grupo o entidad cultural.

Su indumentaria refleja ciertas características con la relación naturaleza, entorno, tradición, costumbre y cultura. Entre ella, usan adornos corporales para reflejar símbolos y valores culturales.

Lee también: Edgardo Coghlan: Maestro de la acuarela

Las mujeres tejedoras, plasman en su vestimenta flores coloridas en cada uno de su bordado, lo ven como emblema étnico, signo de pertenencia que por medio de sus simbolismos entre sus elementos son su forma de expresión.

La artesana María Paulina Martínez Pérez, nos presenta su indumentaria muy llamativa, para Lo de Hoy Morelos. Se compone de: blusa, falda, foja y chal todo tejido a mano y bordado con flores.

Elabora su chal tradicional en un lienzo de algodón blanco y decorado con brocados de lana en tonos ocres, rojos y amarillos, los hilos que utilizan son teñidos con tintes naturales.

Te puede interesar: Arte sacro y religioso

El pueblo de Zinacantán, ubicado a minutos de San Cristóbal de las Casas. Chiapas; el nombre de esta comunidad es de origen náhuatl y significa “Lugar de murciélagos”, por ello refieren sus mujeres: “utilizamos el chal de lado, simularía las alas”.

La mayoría de las familias son campesinas, por ello representan las flores. Todo su traje es floreado, normalmente utilizan las rosas, claveles, cartuchos, alcatraces, margaritas. Flores que abundan en su comunidad. Pero también, en algunos casos pueden bordar animales de su región.

Su elaboración requiere de mucha dedicación; la mayoría de ellas, a partir de los seis o siete años comienzan a aprender. Hacen la tela hilo por hilo, con mucha paciencia pues son varios procesos y lleva varios días hacerlo. Dibujan las flores, para después, bordar detalle a detalle.

Lo más leído: El Rostro del Sayón

Precisó, el chal nos llevamos una semana aproximadamente y el bordado se requiere entre siete a ocho días. Su costo vario por las figuras y modelo, entre 900 a mil pesos.

Finalizó, seguimos tejiendo en telar de cintura y bordado a mano. Con el tiempo aprendimos a experimentar en cada temporada, de acuerdo a las estaciones del año a renovar: colores, figuras. También, al comenzar a llegar el turismo a nuestra comunidad, ellos mismos piden alguna figura especial, tanto en color y diseño, combinaciones en los bordados. Pero eso sí, dijo: los colores base no sufren modificaciones. Quizá nuestros bordados y diseños han evolucionado, pero siempre dejamos en ellos simbolismos que expresan nuestra riqueza tanto del entorno como de nuestra alma.

 

*AL