Pandemia truncó la fiesta de las Negras

Pandemia truncó la fiesta de las Negras


Por Dulce Valdepeña el 16/02/2021 - 22:13

Ayer martes fue el día en que tradicionalmente se llevaría a cabo la Danza de las Negras y los Tatais que en Atlatlahucan es lo que en otros municipios se conoce como el carnaval.

Única tradición en Morelos es suspendida tras más de 260 años por las restricciones que obliga la pandemia por Covid y que los organizadores decidieron no realizar a fin de acatar el semáforo epidemiológico en rojo.

Crescencio Guerrero Flores, cronista de la comunidad señala que una vez pasado el miércoles de ceniza empiezan los preparativos para el carnaval.

Es una ronda hecha por hombres que acompañados de música de violín cantan versos dedicados al Señor de Chalma.

Tiene su origen cuando en el dominio español hurtaban a las mujeres de los nativos y, usando faldas se filtraron en la Hacienda de San Diego Huixtla para derrocar a los gachupines. De la Hacienda San Diego Huixtla no quedó piedra sobre piedra, actualmente está desaparecido y el territorio es ahora un fraccionamiento.

La danza ha sido considerada como un medio para pedir por un buen temporal. Los rituales se llevan a cabo tradicionalmente en el Ex Convento Agustino por las cosechas recibidas.

“Los carnavales en México nacen de la necesidad de libertad de expresión de los naturales de los pueblos al ser sometidos por los hacendados y terratenientes que les habían arrebatado sus propiedades. El carnaval europeo era abusar de las carnes, vicios y pasiones en los días previos a la cuaresma porque durante el transcurso de la misma se dedicarían a las penitencias y hacer obras de caridad.

En Morelos el carnaval de se transforma en danzas llenas de algarabía”, señala el cronista.

Las cuadrillas de Tatais siguen presentando a “chepe” y “Xóchitl” al antiguo teocalli donde ahora se levanta el ex Convento San Mateo Apóstol conservando el antiguo ritual.

Mientras trascurre el carnaval los vecinos de Atlatlahucan para amenizar la tarde y la algarabía de la fiesta ofrecen antojitos elaborados con productos del campo como tamales de dulce, chile, frijol y calabaza, buñuelos, frutas de temporada y cacahuates.

El carnaval tradicional se celebró hasta el año pasado, en las vísperas de ceniza, el famoso “martes de carnaval” debido a la ferviente concurrencia de la peregrinación al Santuario del Señor de Chalma que dura una semana completa.

En Atlatlahucan, la fiesta religiosa del Cuarto Viernes de Cuaresma se llevará a cabo aplicando medidas sanitarias pues ya se ha colocado una cabina desinfectante.

En honor al señor de Tepalcingo, el 13 de agosto de 1932 se llegó al acuerdo de que la feria se llevaría a cabo en este lugar porque “el Señor se quedó aquí”. El próximo once de marzo se espera la celebración con el canto de las mañanitas.

 

 

 

*IR